Comprender las Inteligencias Múltiples.

Las experiencias directas, las experiencias vicarias, la persuasión verbal y la activación psicológica y emocional. Todas estas fuentes alimentan la raíz de la autoeficacia, clave en el proceso de aprendizaje.

Utilizando estos elementos como base, debemos proporcionar a los alumnos, las experiencias de éxito que les permitan sentirse capaces de alcanzar sus metas de aprendizaje con una mayor seguridad y confianza en sí mismos.

Ya que los alumnos aprenden de maneras diversas, nuestro método de enseñanza ha de incluir toda esa diversidad que se presenta en el aula, conectando con cada tipo de inteligencia. Por ello, es imprescindible relacionar la teoría de la autoeficacia con la teoría de las inteligencias múltiples desarrollada por Howard Gardner (1983).
Para conseguir un aprendizaje significativo acorde a cada perfil de inteligencias múltiples, el profesor debe trabajar los contenidos desde enfoques diversos, partiendo de las características individuales de cada alumno. De este modo, nuestros alumnos se convierten en verdaderos protagonistas de su propio aprendizaje. Gardner establece ocho tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, espacial, cinestética, naturalista, interpersonal, intrapersonal y musical. 

 

 

Inteligencia lingüística

La inteligencia lingüística la poseen aquellos que tienen la habilidad de expresar verbalmente sus ideas y sentimientos, tienen facilidad para el aprendizaje de idiomas, les gusta leer, contar historias o juegos de palabras, pensando en nuestros alumnos, es el caso de aquellos que disfrutan leyendo libros, realizando debates en clase, dialogando, escribiendo diarios, etc.

Para trabajar esta inteligencia, las propuestas que podemos manejar son:

  • Crear historias, cómics, poemas, artículos, redactar un diario personal, etc.
  • Inventar textos humorísticos: chistes, pareados, monólogos…
  • Trabajar con herramientas TIC que permitan componer textos en blogs, emails, aplicaciones de texto, etc.
  • Tomar parte en debates y coloquios defendiendo unas ideas.
  • Realizar presentaciones orales y grabaciones para que los alumnos puedan darse feedback entre sí.
  • Aprender distintos idiomas.
  • Participar en concursos literarios.
  • Organizar concursos de vocabulario y ortografía.
  • Promover el uso del diccionario.
  • Organizar una biblioteca de aula.
  • Participar en un club de lectura en el que los alumnos lean libros y luego debatan sobre ellos.
  • Crear un periódico con noticias sobre el centro y su entorno, donde cada alumno o grupo de alumnos tenga un rol o sección a su cargo.
  • Realizar entrevistas periodísticas y reportajes.
  • Diseñar una campaña publicitaria con slogan.

Inteligencia lógico-matemática

Aquellos que tienen facilidad para utilizar los números y sus propiedades y además les gusta explorar, analizar y manipular poseen una inteligencia lógico-matemática. Podemos potenciarla en aquellos alumnos que disfrutan haciendo cálculo, puzles, experimentos, les gusta buscar respuestas a cuestiones que se les plantean sobre la realidad.

Para trabajar esta inteligencia sugerimos estas actividades:

  • Clasificar datos y comparar elementos por medio de gráficos o diagramas de Venn.
  • Categorizar vocabulario u otro tipo de contenido.
  • Desarrollar experimentos científicos. Realizar cálculos, estimaciones y predicciones.
  • Control de la evolución de los experimentos.
  • Realizar cálculo mental y operaciones matemáticas.
  • Abordar juegos para pensar y problemas matemáticos de manera individual o en grupo.
  • Introducción a la estadística por medio de encuestas en clase y análisis de resultados en gráficos de barras.
  • Crear líneas del tiempo.
  • Participar en olimpiadas matemáticas o de otras áreas científicas.
  • Establecer analogías y diseñar códigos. Trabajar patrones lógicos para hallar un código escondido.
  • Solucionar enigmas, sudokus, puzles y rompecabezas.
  • Realizar esquemas secuenciando una explicación lógica por pasos.
  • Relacionar y buscar conexiones entre ideas aparentemente incoherentes.
  • Trabajar la lógica a través del pensamiento causal.

Inteligencia espacial

Este tipo de inteligencia puede ser definida como el conjunto de habilidades mentales relacionados directamente con la navegación y la rotación de objetos en nuestra mente (es decir, su visualización imaginaria desde distintos ángulos). Por tanto, la inteligencia espacial se llama así porque está involucrada en la resolución de problemas espaciales, ya sean reales o imaginarios.
De nuestro nivel de inteligencia espacial dependerá nuestro éxito en tareas como conducir y aparcar un coche, construir una maqueta, orientarse, darle instrucciones a otra persona que ve las cosas desde otro ángulo o manejar herramientas más o menos complejas.

Para fomentar este tipo de inteligencia debemos trabajar:

  • El uso del vocabulario espacial (aquí, allá…)
  • Jugar al Ajedrez
  • Entretenimientos de construcción en general (LEGO)
  • Usar palacios de memoria
  • Jugar videojuegos
  • Volar o conducir una maqueta
  • Hacer un mapa mental de tu ciudad
  • Resolver rompecabezas
  • Hacer croquis

Inteligencia cinestética

Permite al individuo manipular objetos y perfeccionar las habilidades físicas. Se manifiesta en los atletas, los bailarines, los cirujanos y los artesanos. En la sociedad occidental, las habilidades físicas no cuentan con tanto reconocimiento como las cognitivas, aun cuando en otros ámbitos la capacidad de aprovechar las posibilidades del cuerpo constituye una necesidad de supervivencia, así como también una condición importante para el desempeño de muchos roles prestigiosos.

También existe la habilidad cinestésica expresada en movimientos pequeños, por lo que podemos admirar esta capacidad en personas que se dedican a la joyería, mecánicos o que se dedican al cultivo de distintas artesanías y trabajos manuales. La escuela tradicional no le da suficiente importancia a este tipo de inteligencia, se le dedican una o dos horas semanales a las actividades que la desarrollan y es una manera de formar socialización, la estimulación sensoriomotriz no solo sirve a nivel físico sino que permite mayor desarrollo cognitivo.

Podemos incorporar de forma sencilla este estimulo mediante:

  • Hula hop
  • Cuerdas
  • Plastilina
  • Herramientes para manualidades
  • Objetos para lanzar (discos, pelotas…)

Inteligencia naturalista

Al principio, las capacidades propias de ésta eran incluidas entre la inteligencia lógico-matemática y la inteligencia visual-espacial pero, tomando en cuenta diversos aspectos cognoscitivos como observación, selección, habilidades de ordenación y clasificación, reconocimiento de secuencias de desarrollo, así como la formulación de hipótesis, aplicados en forma práctica en el conocimiento del medio, Howard Gardner consideró que ésta merecía reconocimiento como inteligencia independiente, ya que los subconjuntos de esta son diferentes al resto de inteligencias.

Se describe esencialmente como la capacidad de percibir las relaciones sexuales entre las especies y grupos de objetos y personas reconociendo las posibles diferencias o semejanzas entre ellos. Se especializa en identificar, discernir, observar y clasificar miembros de grupos o especies de la flora y fauna, siendo el campo de observación y uso eficiente del mundo natural.1​ Está presente en ambientólogos, biólogos, zoólogos, botánicos, paleontólogos, forestales, agrónomos y veterinarios.

Algunas propuestas prácticas con las que puedes trabajar la inteligencia naturalista son:

  • Realizar una salida educativa al campo para estudiar de manera práctica los contenidos trabajados en clase.
  • Clasificar especies en un herbario para profundizar en el conocimiento de las plantas.
  • Aplicar el método científico en un experimento sobre cualquier tema o proceso.
  • Observar el desarrollo de una planta o animal de manera práctica.
  • Detectar y analizar problemas medioambientales en vuestro entorno, en el país en general, etc.
  • Recopilar experiencias y especies en un diario de campo

Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal permite comprender a los demás y comunicarse con ellos, teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades. Incluye la capacidad para establecer y mantener relaciones sociales y para asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como un miembro más o como líder. Este tipo de inteligencia la podemos detectar en personas con habilidades sociales definidas, políticos, líderes de grupos sociales o religiosos, docentes, terapeutas y asesores educativos. Y en todos aquellos individuos que asumen responsabi -lidades y muestran capacidad para ayudar a otros. Son aquellos individuos que poseen la llave de las relaciones humanas, del sentido del humor: desde pequeños disfrutan de la interacción con amigos y compañeros escolares, y en general no tienen dificultades para relacionarse con personas de otras edades diferentes a la suya.

Hay distintas formas de mejorar la inteligencia interpersonal tales como:

  • Aprende a escuchar.
  • Ponerse en la piel de los demás.
  • Viajar, relaciónate con personas de otras culturas 
  • Aprender a identificar emociones.

Inteligencia Intrapersonal

Las personas que poseen una inteligencia intrapersonal notable, poseen modelos viables y eficaces de sí mismos. Pero al ser esta forma de inteligencia la más privada de todas, requiere otras formas expresivas para que pueda ser observada en funcionamiento. La inteligencia interpersonal permite comprender y trabajar con los demás, la intrapersonal permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. En el sentido individual de uno mismo, es posible hallar una mezcla de componentes intrapersonales e interpersonales. El sentido de uno mismo es una de las más notables invenciones humanas: simboliza toda la información posible respecto a una persona y qué es. Se trata de una invención que todos los individuos construyen para sí mismos.

Podemos seguir con ciertas recomendaciones para ver progresos en el área de la inteligencia intrapersonal:

  • Trabajar el Mindfulness
  • Reflexionar sobre los sentimientos habituales
  • Crear planes de acción para intervenir sobre las maneras de sentir, pensar y actuar.
  • Evaluar el autoconocimiento.

Inteligencia musical

Este tipo de inteligencia se relaciona con la capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresarse mediante las formas musicales. Asimismo, esta inteligencia incluye las habilidades en el canto dentro de cualquier tecnicismo y género musical, tocar un instrumento a la perfección y lograr con él una adecuada presentación, dirigir un conjunto, ensamble, orquesta; componer (en cualquier modo y género) y tener apreciación musical.

La inteligencia musical también se hace evidente en el desarrollo lingüístico, por cuanto demanda del individuo procesos mentales que involucran la categorización de referencias auditivas y su posterior asociación con preconceptos; esto es, el desarrollo de una habilidad para retener estructuras lingüísticas y asimilarlas en sus realizaciones fonéticas. Merece la pena resaltar que las personas con discapacidad mental tienen una sensibilidad especial hacia la música, y que incluso, algunas personas con lesiones en el habla, pueden tener una gran capacidad para cantar o seguir un ritmo.

Algunas prácticas que pueden servir para trabajar la inteligencia musical en clase al margen de la asignatura son:

  • Diferenciar ideas mediante ritmos.
  • Representar conceptos con melodías.
  • Inventar una canción sobre un tema.
  • Integrar música en una presentación.
  • Expresar sensaciones tocando un instrumento musical.

Tener en cuenta toda esta información a la hora de implementar el trabajo en una clase resulta primordial, es obvio que no todos tenemos las mismas capacidades, por tanto saber percibir e identificar los distintos patrones de aprendizaje, no solo facilita el aprendizaje al alumnado, también enriquece la vocación del profesorado. 

 

Port Relacionados

Comments (1)

Este artículo me ha gustado por la razón de que tengo hijas y porque uno de madre sabe que cada persona tiene habilidades, todos tenemos las mismas oportunidades de desarrollar estas inteligencias pero que mejor que enfocar las actividades y mejorar cada una de ellas con todas estas actividades, de verdad que es digno de compartir a maestros pero sobre todo a los padres de familia pues en lo que no se puede enfocar la escuela los padres en casa lo pueden complementar. Debería estar en todas las escuelas y repartir a los padres para ayudar a esta sociedad que solo se ha enfocado más en el entretenimiento que en la diversidad de inteligencias.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.